¿Qué fue lo que puso al agave Tobalá en peligro de extinción?

La popularidad del mezcal ha tenido un auge inigualable en los últimos años. Su sabor único, su textura, notas, beneficios y demás cualidades, han conquistado a personas de todo el mundo, aumentando la demanda del producto y creciendo la industria de manera desmedida.

El boom del mezcal, a nivel nacional e internacional, empezó en la época de los años ochenta, provocando la sobreexplotación de algunas de las especias más populares del agave, entre ellas, el Tobalá, un agave silvestre que crece de manera natural del cual se produce mezcal de gran calidad. Esta especie endémica se reproduce a través de semillas, lo que hace difícil su cultivo en viveros, y en poco tiempo, se vio en peligro de extinción. Lugares como Sola de Vega, en Oaxaca, sufrieron una crisis de maguey Tobalá; la alta demanda ocasionó que la planta se extinguiera de los montes.

La pérdida de especies endémicas es irreparable y causa daños importantes al ecosistema local. Ante la gravedad del problema, la industria empezó a tomar acciones para su recuperación y a establecer esquemas responsables de producción para evitar que otras especies de alta demanda, como el Espadín, Cupreata y el Cuishe, llegaran a ese punto.

El Tobalá fue rescatado gracias a varios esfuerzos en conjunto. Uno de ellos fue el del Ingeniero Luis Méndez, ex presidente de la Cooperativa El Solteco, quien enseñó un método de recolectar la semilla, germinar en semilleros, y cultivar la planta, lo que solucionó el problema a corto plazo. 

Al consumir mezcal, lo ideal es optar por marcas que tengan un proceso artesanal responsable y sustentable, para que su consumo no tenga un impacto socio-ambiental.